Saturday, June 10, 2006

IMPUESTOS, RENDICIÓN DE CUENTAS Y TRANSPARENCIA

IMPUESTOS, RENDICIÓN DE CUENTAS Y TRANSPARENCIA

Omar Edgardo Riverawww.omaredgardorivera.blogspot.com

Cada año los hondureños recibimos el duro golpe de pagar impuestos, ya sea al fisco nacional o a la administración tributaria local; es la manera como el Gobierno Central y las Municipalidades nos pasan la factura por todos los servicios prestados durante el año.

Al igual que con las tarjetas de crédito, nos sentimos estafados; sin embargo, las cuentas de Master Card o VISA nos dan un informe detallado de nuestro consumo y los cargos extras que nunca faltan al reporte mensual.

Es triste, pero esos fuertes dolores en el bolsillo nos hacen aprender la lección y nos convierten en compradores más cuidadosos y cautelosos. Pero la cuenta del impuesto no nos dice nada sobre a donde van a parar nuestros Lempiras. Por el contrario, ha sido cuidadosamente diseñada para dejarnos atontados y desanimar cualquier esfuerzo de nuestra parte por convertirnos en inteligentes consumidores de los servicios gubernamentales. Nadie informa lo que se hace con nuestro dinero enterado a la Tesorería Nacional de la Republica de Honduras.

¿Cuándo fue la última vez que la oficina de impuestos le dio una lista detallada de lo que recibió del gobierno por su dinero? Eso seria claramente penalizado en el mundo comercial. Imagínese recibir una cuenta de una compañía de telefonía móvil, como Celtel-Tigo o Megatel-Alo, sin mostrar las llamadas efectuadas o de la empresa privada de agua, como Aguas de San Pedro, sin indicar el consumo del vital liquido. Pero cuando se trata de impuestos, una de las cuentas mas grandes que pagamos, la falta de información y de detalles parece perfectamente natural.

Es fácil comprender porque los políticos en el gobierno mantienen las cuentas de los impuestos en la mayor oscuridad. Los detalles pueden ser causa de motines; fácilmente nos podríamos dar cuenta de los gastos publicitarios que Porfirio Lobo realiza para su campaña presidencial con el dinero de todos los hondureños, y esto seria un error estratégico de campaña.

Cuanto desearíamos tener la información que –ahora- tienen los mexicanos quienes saben hasta el valor de los calzones de la primera dama o cuanto les costo el juego de toallas de la sala de baño de Los Pinos; cuanto desearíamos estar en Inglaterra donde se le armo la de Troya a Tony Blair al circular un informe sobre los gastos relacionados al maquillaje que utiliza en sus presentaciones publicas; en fin, cuanto desearíamos tener una legislación que permitiera auscultar las cuentas publicas, para saber que hacen los gobernantes con nuestros impuestos.

Los nacionalistas quieren excluir del acuerdo político que promueve el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con los cinco partidos políticos del país la Ley de Acceso a la Información, quieren que continuemos en tinieblas, sin saber que hacen con nuestro “pisto” los burócratas.

¿Por qué será?.

¿Acaso temen que se descubra el despilfarro y malversación de caudales públicos que durante estos tres años y medio han realizado?

Como dicen en la antigua Aldea de Río Pelo: ¡Quien la debe, la teme!

Comentarios: ml_rivera@hotmail.com