Monday, February 13, 2006

EL DANTESCO ESPECTÁCULO DEL CEMENTERIO PROGRESEÑO

EL DANTESCO ESPECTÁCULO DEL CEMENTERIO PROGRESEÑO

“Están socavando las tumbas, sacando un muerto para enterrar otro, y lo que mas indigna es la indiferencia de las autoridades municipales frente a esta situación” Mauricio Alemán (ciudadano)

Omar Edgardo Rivera – www.omaredgardorivera.blogspot.com

SITUACIÓN DEL ACTUAL CEMENTERIO

La mayoría de los que vivimos en El Progreso tenemos a parientes y amigos cercanos sepultados en el Cementerio General; mi bisabuelos, mis dos abuelas, un tío, un sobrino y varios amistades reposan en medio de esas 6.03 manzanas que fueron destinadas por las autoridades municipales en 1922 para convertirse en la necrópolis del –en aquel entonces- recién fundado municipio.

De tal forma que es un sitio regularmente visitado por la ciudadanía; al pasar los años cada día de finados el congestionamiento en el camposanto municipal es mayor y debido a la saturación de sepulturas, se vuelve mucho mas complejo encontrar la lapida donde yace el fallecido. Pero en esas fechas el sacramental luce en mejores condiciones que las ordinarias, ya que con la intención de dar una buena impresión, apresuradamente se le pasa lustre, se corta la vegetación silvestre que cubre los sepulcros y si redefinen los caminos. Pero a excepción de esa temporada las condiciones del cementerio son precarias.

Sabia de la situación por la cual atraviesa el cementerio municipal, inclusive a inicios de este año lo visite como parte del proceso para elaborar un articulo en el cual proponía constituir una empresa mixta para ejecutar el proyecto de construcción de nuevo osario; pero de ese tiempo para acá la situación esta peor, pues yo nunca me imagine que un nuevo recorrido por la totalidad del Cementerio General resultara ser una experiencia dramática y espeluznante. El cementerio local presenta una espantosa aglomeración de tumbas ubicadas de forma irregular, ocupando el espacio que en el pasado estaba destinado para los callejones por donde transitarían los deudos, e inclusive ocupando el área que en el reciente pasado era digno aposento de los restos de alguien que fue irregularmente exhumado para ceder su espacio a otro que ya esta –espero yo- en el reino de los cielos. Sí, Mauricio Alemán nos lo cuenta: “Están socavando las tumbas, sacando un muerto para enterrar otro”.

La falta de vigilancia permite este tipo de hechos, aunque muchos creen que la corrupción a lo interno de la administración del cementerio lo intensifica: “hay trance” aseguran algunos. De igual manera es normal encontrar los sarcófagos violentados, con la intención de robar las joyas con que muchos familiares enterraron a sus parientes: anillos, medallas, cadenas, pulseras y hasta los dientes de oro, son la apetencia de los necrocleptómanos. Por eso fue normal encontrarme en mi recorrido cráneos y huesos humanos por doquier y tumbas profanadas.

En su momento, el Cementerio General fue una solución para los progreseños, ya que ubicado en la periferia de la Ciudad y con enorme cantidad de lotes inutilizados, suplía la demanda del servicio; pero al ir pasando el tiempo y creciendo la población la oferta quedo limitada. Hoy la autoridad municipal no presta a satisfacción de los pobladores dicho servicio, ya que “el cementerio esta saturado y atiborrado” de extintos.

Existen dos opciones para el ciudadano; una opción es privada, pero es muy costosa para los ciudadanos del termino local, quienes son pobres en general y no tienen la disponibilidad de recursos para pagar gastos que andan alrededor de los Lps. 10 mil para enterrar a un deudo en el Cementerio Hall, propiedad del empresario Nelson Hall, y que esta ubicado en el sector este del municipio y cuenta con una oferta aproximada de 3,400 lotes; la otra forma parte de un esfuerzo filantrópico de ciudadanos comprometidos con los mas pobres, es cuasiclandestino, extraoficial y no llena todas las exigencias sanitarias, sin embargo ha sido hasta la fecha la alternativa para el desposeído, para el mas humilde (mas adelante ampliaremos).

EL CEMENTERIO GENERAL ES CLAUSURADO

En los últimos años, una serie de instituciones del sector salud y medio ambiente han emitido resoluciones relacionadas al funcionamiento del Cementerio General; en 1999, el Ministerio de Salud Pública oficialmente lo clausuro, sin embargo la disposición gubernamental nunca fue acatada por la Municipalidad de El Progreso.

Abundan los estudios de entidades oficiales e instituciones técnicas que establecen que el actual camposanto no da para mas; para el caso, hace 14 años, la Asociación Internacional de Administración Municipal (ICMA) elaboro un documento denominado “Diagnostico Final del Municipio de El Progreso” que indicaba que el mencionado cementerio estaba “totalmente ocupado” y que no tenia “trazos, ni ordenamiento de ningún tipo”. “Actualmente se esta enterrando en los lugares donde han desaparecido las cruces, y en un área no apta ya que es un corredera natural de las aguas en época de lluvia” indicaba el informe que fue realizado gracias al financiamiento de la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos de América (USAID). Como claramente podemos darnos cuenta, desde hace mas de una década el Cementerio General debió ser clausurado, así nos lo hacían ver los técnicos.

Pero sin mucho tecnicismo y utilizando el sentido común, diecisiete años antes de ser elaborado este diagnostico por ICMA, la Corporación Municipal de El Progreso presidida por el Francisco Napoleón Galo Puerto tomo la decisión de construir un nuevo sacramental, tomando en consideración “que el actual ya no suple las necesidades de la población progreseña”; a mediados de la década del setenta se escogió el sector en donde ahora esta ubicada la Colonia “los Castaños” para construir el nuevo cementerio municipal. Pero luego vino el huracán Fifí, y mucha gente quedo sin casa y el predio fue repartido entre los desamparados y la comunidad se tuvo que esperar mas de treinta años para que una nueva Corporación Municipal adquiriera un lote destinado para edificar la nueva necrópolis progreseña.

EL NUEVO CEMENTERIO MUNICIPAL

Presionado por las autoridades de la Secretaria de Estado en el Despacho de Salud Pública, en 1999, la Corporación Municipal de El Progreso que presidía el Ingeniero Virgilio Moisés Padilla Fuentes, adquirió un terreno en el cual se construiría el nuevo cementerio municipal; el ente edilicio suscribió contrato de adquisición de 10 manzanas de terreno por un valor de Lps. 2 Millones con Fausto Bográn, pagaderos de acuerdo a pactadas compensaciones tributarias. Ahí, en ese terreno ubicado en las inmediaciones de la Colonia Palermo, en el sector sur-urbano de la Ciudad de El Progreso, muchos esperábamos se construyera en el corto plazo el cementerio que podría satisfacer las necesidades de la población.

Se aseguro, en su momento, que el terreno no era inundable, que era apto para la construcción de un proyecto como el mencionado anteriormente, y la noticia entusiasmo a muchos.

La anterior Corporación Municipal, de la cual forman parte varios ediles que en la actualidad están aun fungiendo como tales aun, también contrato los servicios del Arquitecto paisajista Roberto Elvir Zelaya (reconocido profesional que tiene entre sus obras diseñadas los parques centrales de San Pedro Sula, Puerto Cortes, Choloma y Villanueva) y de la empresa Pineda Cano Ingenieros y Arquitectos Asociados (PICAASO), para que diseñaran los planos, elaboraran un presupuesto base y los respectivos términos de referencia del denominado “Parque Memorial Progreseño”; según dichos estudios, la inversión requerida superaría los Lps. 7 Millones de Lempiras (Lps. 7,935,054,64 en 1999).

Y ahí estaba un obstáculo mayúsculo ¿De donde se obtendría el financiamiento para la construcción de la rauda progreseña?

BUSCANDO UN SOCIO PARA FINANCIAR EL PROYECTO

En el año 2001 fui contratado por la Municipalidad de El Progreso como Director Administrativo del gobierno local, y una de las principales tareas que se me encomendó fue buscar financiamiento para la construcción del nuevo cementerio progreseño, ya que pese a tener el terreno y los diseños del proyecto no se contaba con el dinero suficiente para impulsar el mismo.

La primera acción concreta para el fin antes apuntado fue invitar a ONGs, empresas privadas, cooperativas, inversionistas en bienes inmuebles y ciudadanos comunes a conocer del proyecto; muchos iniciaron el proceso y la mayoría deserto del mismo. Una de las pocas instituciones interesadas fue la –ya desaparecida- Cooperativa de Ahorro y Crédito Independencia Económica Limitada (CACIEL), pero luego, durante la fase de inducción se retiro aludiendo que no había un consenso dentro de sus afiliados para participar decididamente en el proyecto (luego tuvo problemas financieros y termino siendo absorbida por la Cooperativa USULA Limitada).

Buscando encontrar alternativas para el financiamiento del proyecto, se desarrollo un Seminario-Taller en donde se busco el modelo de participación del sector privado en la construcción y operación del nuevo cementerio municipal; la Superintendencia de Concesiones y Privatizaciones, la División Municipal de Aguas de San Pedro Sula (DIMA), la Municipalidad de Puerto Cortes, la Asociación de Municipios de Honduras (AMHON) y la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) respaldaron este evento y se sacaron valiosas conclusiones, una ellas fue encontrar un socio que tuviera el know-how y el dinero para acompañar al gobierno local en esta iniciativa.

Ese año –que por cierto era el ultimo año de gobierno- la administración municipal concluyo que la mejor opción era la de constituir una empresa mixta para la construcción y operación del nuevo cementerio municipal; un grupo de empresarios tenía un interés marcado por el proyecto; ellos tenían como lideres a el Doctor Enrique Gamez (Cablemundo, Hotel Casablanca), el Ingeniero Octavio Membreño (Desarrollos S. de R. L.) y el Ingeniero Oscar Hawit (Cámara de Comercio e Industrias de El Progreso); finalizando el 2001 este grupo de inversionistas enviaron una nota a la Corporación Municipal de El Progreso en la cual manifestaban habían sostenido una serie de reuniones respecto al tema y concluían en que “si estaban dispuestos a participar junto a la Municipalidad en la construcción y administración del camposanto en mención”. Además, estos inversionistas, después de realizar varias visitas al predio en que se construiría el moderno cementerio habían concluido que era indispensable para el buen desarrollo del mismo, algunas obras de infraestructura complementarias como ser: a) La pavimentación de la calle frente a Palacio de Justicia (tribunales), como continuidad al boulevard que se esta construyendo y hasta el terreno donde se construiría el cementerio; b) Conseguir un acceso y pavimentarlo en el lado Este del terreno, y que el mismo conecte con la carretera que conduce a Santa Rita; y, c) Canalizar y hacer algunas obras de protección en el cauce de aguas lluvias aledaño al terreno.

También establecían que el paso inmediato a seguir es la elaboración mancomunada Municipalidad-Inversionistas, de un anteproyecto operativo y un estudio de factibilidad económico, para determinar los requerimientos tanto de capital como de decisión administrativa municipal. Este grupo de empresarios estaba dispuesto y anuente a apoyar a la Corporación Municipal de El Progreso en sus gestiones en procura del bienestar de la comunidad; pero esta comunicación realizada por los empresarios no fue contestada por las autoridades, no se le presto la debida atención, se engaveto a pesar de tener el problema latente; luego vino el proselitismo político y –como sucede cada cuatro años- las instituciones de gobierno se aletargan, se narcotizan con la actividad partidaria y insensibilizan ante los problemas del entorno inmediato y lejano.

OPCIONES PARA CONSTRUIR EL PROYECTO

El 24 de enero del 2002 cese en mis funciones como Director Administrativo de la Municipalidad de El Progreso, a sabiendas que mi filiación política seria un problema para mi continuidad en el cargo como gerente de la administración municipal, le pedí al Alcalde Municipal saliente que me eliminara de la nomina; sin embargo, siempre quede ligado –de forma temporal- con la Municipalidad de El Progreso, pues con la intención de generar un proceso de inducción y colaborar con los funcionarios que recién se incorporaban a la actividad gubernamental, prepare una serie de documentos relacionados a temas de vital importancia para la administración del gobierno local.

Uno de ellos fue una estudio relacionado a las opciones para construir y operar el nuevo cementerio municipal; yo recomendaba que se respetaran las disposiciones emanadas de la Ley de Contratación del Estado y la Ley de Promoción y Desarrollo de Obras Publicas y de la Infraestructura nacional, y que se optara por cualquiera de los siguientes modelos:

· Ejecución municipal: Mediante la presente opción la Municipalidad de El Progreso se haría cargo del financiamiento, ejecución y operación del Nuevo Cementerio Municipal; ningún sector externo a la Municipalidad participa en el proyecto, así que todo el riesgo corresponde al ente edilicio;
· BOT: Esta opción implica la construcción, operación y transferencia del proyecto por parte de un privado; implica que una persona natural o jurídica financia la construcción de la obra, opera el proyecto y genera los ingresos necesarios para recuperar su inversión y utilidades, y luego transfiere los bienes inmuebles a la Municipalidad.
· Concesión: La Municipalidad de El Progreso construye la obra y luego concesiona la misma por un periodo determinado de tiempo; este procedimiento de concesión se realiza mediante licitación publica;
· Empresa mixta: La Municipalidad y uno, o varios socios (personas naturales o jurídicas), constituyen una Sociedad de Responsabilidad Limitada o Sociedad Anónima para financiar la construcción de la obra y operarla; todas las acciones que realice esta razón social se harán en el marco del Código de Comercio y como un ente privado; y
· Privatización: La Municipalidad de El Progreso concede permiso de construcción y operación de un Cementerio; el mismo deberá ser concedido siempre y cuanto se cumplan los requerimientos ambientales, urbanísticos y tributarios del caso.

La Alcaldesa Municipal, Nelly Margoth Soliman Handal, retoma la idea original de crear una empresa mixta para la construcción y operación del nuevo cementerio municipal y establece relaciones con empresas del rubro quienes plantean interesantes opciones que finalmente son rechazadas en el seno de la Corporación Municipal, ya que es consenso de la máxima autoridad del municipio, ejecutar el proyecto por etapas, unilateralmente, con fondos propios, sin un socio externo y de acuerdo a un programa de construcción paulatina.

OPOSICIÓN AL PROYECTO

Los vecinos que viven en las cercanías a este terreno en el cual se pretende construir el nuevo cementerio se oponen vehementemente a la iniciativa del gobierno municipal. En un pronunciamiento emitido el 8 de abril del 2005, el patronato de la Colonia Palermo y la Junta de Agua de esa comunidad progreseña, manifestaron que protestaban y se oponían rotundamente a la construcción del proyecto en las inmediaciones de ese sector; los vecinos consideran que “dicha zona –según los lugareños- es inundable ya que en tiempo de invierno las aguas lluvias de la cordillera de Mico Quemado a través de los flunes de la Colonia Los Castaños inundan dicha zona. La Colonia Palermo y Residencial Santa Fe cuentan con pozos de agua potable a beneficio de sus habitantes, estos pozos de agua se contaminaran de inmediato según asegura organismo no gubernamental” dice el pronunciamiento hecho publico a través de distintos medios de comunicación, que es rubricado –entre otros- por Víctor Orlando Mazier Vieda y Francisco Javier Mendoza Menjivar.

Fui al lugar de los hechos y me entreviste con varios vecinos y todos los que consulte son del criterio que es improcedente la construcción de la rauda progreseña en ese lugar; “nosotros necesitamos agua potable y si construyen el cementerio contaminaran las fuentes de agua que abastecen nuestro pozos” me dijo Karen Varela, mientras tanto un grupo de ancianas que viven en un terreno colindante con el predio destinado a la construcción del nuevo cementerio municipal, entre risas y lamentos, sentenciaban: “En tiempos de inundaciones se nos van a venir los muertos encima”.

En el programa televisivo “Senderos de Progreso” que se transmite por una estación regional, el dirigente comunal Ramón Antonio Hernández aseguro tener en su poder

SERNA OTORGA LICENCIA AMBIENTAL

Sin embargo, la opinión de las autoridades ambientales no es la misma que la de los vecinos de las Colonias Palermo, Municipal, Santa Fe y otras ubicadas en las inmediaciones del terreno en mención, ya que la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) concedió el pasado 12 de mayo del 2005 la respectiva Licencia Ambiental No. 056-2005 a la Municipalidad de El Progreso para que construyan en ese predio el “Cementerio Ecológico Municipal”, de conformidad con el articulo 67 del Reglamento del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental; se aclara en la respectiva licencia que la misma se otorga “sin perjuicio de la emisión de los demás permisos requeridos por las autoridades correspondientes”.

Algunos dirigentes populares manifiestan que hubo mano peluda en el otorgamiento de esa Licencia Ambiental y que las influencias políticas pesaron a la hora de dar el dictamen, no obstante, el importante documento ya esta en manos de la Alcaldesa Municipal de El Progreso, Nelly Margoth Soliman Handal, y es un importante elemento de referencia para justificar su intención de continuar con la iniciativa de construir ahí el tan requerido camposanto local.

CONTRATO DE CUMPLIMIENTO DE MEDIDAS DE MITIGACIÓN

A pesar de la obtención de esta Licencia Ambiental, la Municipalidad de El Progreso tuvo que firmar un Contrato de Cumplimiento de Medidas de Mitigación para el desarrollo del proyecto; el mismo fue suscrito por la Alcaldesa Municipal del termino y la Secretaria de Estado en el Despacho de Recursos Naturales y Ambiente, Patricia Janire Panting Galo, el 10 de mayo del 2005.

Entre las principales medidas a ser tomadas por la Municipalidad de El Progreso para poder construir y operar la nueva necrópolis esta la de “cumplir la Norma Ambiental para la Construcción y Operación de Cementerios y Actividades de Cremación de Cadáveres o Restos Humanos (publicada en el Diario Oficial La Gaceta el 14 de abril del 2004, mediante acuerdo 160-2004)”; además, debe garantizarse que el nuevo cementerio municipal cuente “con todos los servicios básicos necesarios” (agua potable, alcantarillado sanitario y pluvial y manejo de desechos), se tiene que “construir un muro perimetral o cerca de tres metros de altura” a fin de mitigar el efecto visual y proteger la infraestructura y deberá reglamentarse la administración y operación del nuevo sacramental; asimismo se tendrá que respetar el Reglamento para el Manejo de Residuos Sólidos (Acuerdo 378-2001), especialmente los relacionados a las exhumaciones o inhumaciones de cuerpos, desechos de construcción y desechos orgánicos, y la autoridad municipal deberá garantizar el cumplimiento de la Normativa del Código de Salud y su reglamento en lo que compete, específicamente en los siguientes componentes: a) Dotación de agua para consumo humano con la calidad establecida por la Norma Técnica Nacional para la Calidad del Agua Potable (Decreto No. 084, publicado en el Diario Oficial La Gaceta, el 14 de octubre de 1995); b) Cumplimiento de Norma Técnica de Descarga de Aguas Residuales a Cuerpos Receptores y Alcantarillado Sanitario, publicado en el Diario Oficial La Gaceta, el 13 de diciembre de 1997. Por lo que se construirá un sistema de tratamiento adecuado para –valga la redundancia- el tratamiento de las aguas residuales por medio de una fosa séptica con su respectivo pozo de absorción; c) Manejo o gestión adecuada de los desechos sólidos; y, d) otros que el representante de la Secretaría de Salud considere convenientes.

Pero esencialmente, el gobierno local deberá garantizar que las fuentes de agua subterráneas que son utilizadas por los vecinos del sector sur-urbano del municipio de El progreso, no serán contaminadas con la operación del “Cementerio Ecológico Municipal”, ni que las corrientes superficiales generadas por las precipitaciones pluviales afectaran el funcionamiento del mismo, ni que serán desviadas las mismas a otras zonas para endosar la problemática a los vecinos que viven en las inmediaciones.

Todas las anteriores medidas deberán ser cumplidas al pie de la letra por las autoridades municipales, delegándose en la Unidad Municipal Ambiental de El Progreso la responsabilidad de la vigilancia de las actividades realizadas por el proyecto “Cementerio Ecológico Municipal” con el objetivo que se verifique el cumplimiento del Contrato de medidas de Control Ambiental. De igual manera, la SERNA, a través de la Dirección General de Evaluación y Control Ambiental (DECA) realizara control y seguimiento al contrato en mención y de resultar necesaria la implementación de nuevas medidas, las mismas deberán ser acatadas por la Municipalidad de El Progreso en el plazo que se señale para tal efecto.

OPOSICIÓN POR PARTE DEL MINISTERIO DE SALUD PUBLICA

Adempero, ha parecido un obstáculo mas para las autoridades edilicias; en una notificación fechada el pasado 4 de julio del presente año, funcionarios del Ministerio de Salud, específicamente técnicos de la Región Departamental de Yoro No. 18, le notificaron a la Corporación Municipal de El Progreso que “en la inspección que se realizo recientemente al predio donde funcionara el –nuevo- cementerio municipal –se encontró que- dicho terreno no es apto para el funcionamiento del mismo, en base a los artículos reformados de SERNA los cuales fueron publicados en –el Diario Oficial- La Gaceta del día 14 de abril del año 2004 y son los siguientes artículos: No. 1, numerales I, II, V, literal C del numeral VII, además de los artículos 162 y 164 del Reglamento General de Salud”.

Esta notificación fue firmada por el Director de Regulación Ambiental, Licenciado Miguel Ángel Sánchez; la Jefa Municipal de El Progreso, Doctora Esmeralda Velásquez; la jefa de la Unidad de Análisis, Licenciada Deisy Bonilla; y, la Jefa de Personal, Perito Mercantil y Contador Publica, Sara Inés Medrano. Todas estas unidades dependientes de la Secretaría de Salud.

La semana pasada visite en su oficina a Luis Cantarero, Sub Coordinador de la Unidad de Riesgo Sanitario Ambientales de la Región Departamental de Yoro No. 18 de la Secretaría de Salud, y preguntaba sobre el tema, y él era tajante en su respuesta: “bajo las actuales condiciones es imposible construir el nuevo cementerio municipal; la Corporación Municipal debe respetar las leyes sanitarias y ejecutar una serie de acciones antes de ejecutar ese proyecto”.

FALTA DE VOLUNTAD

En general, al margen de los problemas técnicos para la construcción del nuevo cementerio de El Progreso, la cuantiosa inversión en infraestructura que se tiene que hacer para poder cumplir con el Contrato de Cumplimiento de Medidas de Mitigación, independientemente de la oposición de los vecinos del sector sur-urbano de la localidad por la pretensión edilicia de construir ahí el “Cementerio Ecológico Municipal” o el aprovechamiento político sectario partidista que muchos quieren sacarle a este asunto, lo que esta afectando a la población ribereña es la carestía de un servicio eficiente que debe –de acuerdo a la Ley de Municipalidades- prestar la comuna progreseña.

Es inobjetable que la falta de un cementerio municipal con todas las condiciones sanitarias y ambientales optimas, genera una afección en la calidad de vida de los que residimos en la –que dice autodenominarse- la tercera Ciudad de Honduras. Que la gente pobre no tenga, por parte de las autoridades locales, una respuesta inmediata a su requerimiento de un espacio físico en donde enterrar a sus deudos, es una violación a los deberes del funcionario, es un incumplimiento a la Ley, es una abulia repugnante y una evidente irresponsabilidad en el desempeño del cargo que la población les delego en las urnas.

Querer enterrar a un familiar fallecido y no tener donde, es grave, es angustioso, es otra fatalidad que se incorpora al dolor de perder un ser querido; porque si bien existen opciones privadas, las mismas están fuera del alcance de la mayoría de los progreseños que viven en la mas indigna pobreza.

Intereses mezquinos y sectoriales, inhabilidades, desprecio a la técnica ambiental y a los dictámenes oficiales, lentitud y pereza, y falta de voluntad política por solucionar el problema, brotan y son fácilmente identificables; esa resistencia a sentarse alrededor de una mesa con todos los sectores involucrados para resolver –de una vez y por siempre- los problemas que aquejan a la comunidad mantienen al otrora beligerante y dinámico municipio fundado por el ingles Guillermo Jaime Bain, atascada en el abismo del ridículo capricho de sus políticos y la insensatez de muchos de sus ciudadanos.

No se necesita ser sabio para comprender aquel popular consejo: “Hablando se entiende la gente”.

Con la documentación en poder de las autoridades y las referencias vivénciales de los vecinos, respetando la Ley y siendo ecuánimes, valorando el interés colectivo por encima del particular y de grupo, seguro que –como diaria Mario Vargas Llosa- el paraíso esta “a la vuelta de la esquina”.

Porque lo que se requiere es voluntad para resolver los problemas, verbigracia, ese cementerio popular progreseño que Don Jaime Doubleday y un grupo de sus mas cercanos amigos, ha impulsado en las faldas de la cordillera del “Mico Quemado”.

CEMENTERIO POPULAR PROGRESEÑO

Don Jaime Doubleday es un buen anfitrión, en el corredor de su pulpería –Carlitos, así se llama el pequeño negocio- se juega domino todas las tardes; un grupo de disciplinados amigos, casi todos de la tercera edad, aun llenos de energías y esperanzados a que las cosas cambien en la antigua Santa María de Canaan de Río Pelo (como se le denominaba a El Progreso hace unos cuantos siglos), se relajan y arreglan el mundo alrededor de aquella pequeña mesa de juego.

Un día de esos, cuando el animo se eleva y la mente se vuelve lucida, analizaron el tema del cementerio municipal, decidieron resolverle el problema, no a la municipalidad, sino que a cientos de miles de personas que no tienen donde ir a enterrar a sus expirados. Y lo que fue el tema mas importante de una tertulia vespertina se convirtió en la solución de mas de 130 familias, que a la fecha tienen enterrados en el cementerio municipal progreseño a sus interfectos.

El cementerio esta ubicado en tres manzanas de terreno que les dono Nelson Hall, el actual propietario del cementerio privado de la Ciudad; y este cementerio funciona y presta un importante servicio social. Como les decía al inicio, desde mi punto de vista funciona de forma clandestina, extraoficial, sin licencia ambiental alguna, sin aprobación de las autoridades sanitarias, sin el reconocimiento de la Municipalidad de El Progreso; pero funciona efectivamente para tranquilidad de muchas familias pobres de la comunidad que no tienen donde enterrar a los de su estirpe.

Me decía Don Jaime que si la gente no tiene dinero, ellos hacen una “coperacha” y lo entierran, y con el dinero recaudado mandan a hacer otro hoy, para que este listo para cuando venga la próxima solicitud.

Yo me pregunto, ¿Como es que estos hombres alrededor de una mesa de domino pueden responderle a la población y once funcionarios electos democráticamente por el pueblo, no?

Yo desde aquí, públicamente reconozco los meritos de Don Jaime Doubleday y sus compañeros, porque quien sabe donde estarían enterrados esos 130 progreseños de no existir el cementerio popular progreseño.

HACIA EL FUTURO

Al parecer este problema de la construcción del nuevo cementerio municipal, llámese “Parque Memorial Progreseño” “Cementerio Ecológico Municipal”, no se resolverá en el corto plazo, los vecinos de las Colonias Palermo y Santa Fe se oponen frontalmente, hay obstáculos en la Secretaría de Salud y falta de financiamiento para el mismo (En una nota periodística aparecida el 7 de Enero del 2005, el Gerente Administrativo de la Municipalidad de El Progreso, Milton Bonilla, anunciaba que en el Plan de Inversión para el año 2005, no estaba considerado el nuevo camposanto); Mauricio Alemán recomienda entrar en negociaciones con los herederos de Kart Henry Holst, que tienen frente a la comunidad de Arena Blanca, 2,700 acres de tierra apropiada para construir en ella el nuevo cementerio municipal; mientras tanto, el regidor municipal democristiano, Luis Baquedano, recomienda la realización de un Cabildo Abierto para establecer una consulta con la ciudadanía.

La Alcaldesa Municipal ha invitado a los inconformes a que se presenten a la próxima sesión de Corporación Municipal para que en ella expliquen la posición oficial de las comunidades insatisfechas y expongan las razones por las cuales se oponen a la ejecución del proyecto de construcción del nuevo cementerio municipal.

Mientras todo esto pasa, y la campaña política arrecia y el proselitismo se calienta, yo le doy un consejo a Nelita: contrate a Jaime Doubleday y deléguele la responsabilidad de atender a los ciudadanos que demanden del servicio de cementerio en El Progreso, apoye financieramente a ese grupo de progreseños que administran el cementerio popular; contárteles un panteonero, un vigilante y colabore con la limpieza y el mantenimiento del Memorial del Pueblo, mire que con ellos no hay licencias ambientales, contratos de cumplimiento de medidas de mitigación y protestas de vecinos que valgan; como dicen en Puerto Cortes: hechos y no palabras!

Omar Edgardo Rivera Pacheco, 33 años, fue Regidor Municipal y Director Administrativo de la Municipalidad de El Progreso, Yoro; en la actualidad es columnista de Diario Tiempo, editorialista de los noticieros de Teleprogreso y conductor del programa semanal de análisis “Senderos de Progreso” que se transmite los jueves por la noche a través del Canal 48 en la Zona Metropolitana del Valle de Sula.

Comentarios: ml_rivera@hotmail.com

8 Comments:

Blogger Hector said...

Gustándome como siempre me ha gus-
tado, hallarle el lado positivo a
todo lo que parece adversidad y con
trariedad en la vida, y contrario
a lo que opina mi estimado amigo
Omar, me he resistido a aceptar como abulia y desidia, la actitud de mis compatriotas progreseños al
no interesarse por construir un nue
vo cementerio.

Yo interpreto su reticencia como un
halagador signo de esperanza y op-
timismo. Los hermanos progreseños
no esperan tener que morirse, por
tanto no ven la necesidad de un
cementerio.

Además, ellos deben pensar que una
vez fenecidos, no tienen por qué
preocuparse de que si los entie-
rran o si los incineran, por tanto
no ven la razón de tener que usar
tiempo precioso de la vida, en co-
sas que solo pueden interesar a los muertos. Pensaran ellos que
una vez que hayan pateado la cube-
ta, que allá se las vean otros con
la carga de ver que hacen con su
desvencijado corpacho, por lo que
a ellos concierne, lo mismo da que
los envuelvan en una lona y los
echen en las profundidades del mar
o usen sus corpachos como abono pa-
ra sembrar verduras.

En definitiva, yo encuentro lo que
parece ser una actitud negativa de
los ciudadanos progreseños, como
una inequívoca señal de eso sí...
(¿y de que otra cosa podría ser),
progreso.

¿A quién le puede importar la cons-
trucción de un cementerio? Natu-
ralmente que a los pesimistas, a
los que están preocupados pensando
en la muerte. Los hondureños es en
lo que menos piensan. Al hondureño
típico y común, lo único que le
preocupa es su equipo de fútbol y... hacer hijos.

A los muertos que los entierren los
de atrás, sea como sea...
hacer hijos
sando en morirse

9:26 PM  
Anonymous Anonymous said...

Very nice site!
honeymoon cruises adipex ingredient phentermine versus extreme fitness online whos what should sockets look like after oral surgery digital printing schwartzchilds richmond jewelry homebiz starting a business jeepee.biz putting+in+contact+lenses cheap est xenical online isp

10:15 PM  
Anonymous Anonymous said...

Excellent, love it!
» » »

1:03 AM  
Anonymous Anonymous said...

Excellent, love it!
» » »

12:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

Keep up the good work
» »

7:10 AM  
Anonymous Anonymous said...

Very nice site! Mguires car wax fiat stilo 2004 Floor mats foam 944 information porsche

8:48 AM  
Anonymous Anonymous said...

Cool blog, interesting information... Keep it UP film editing schools

2:48 AM  
Anonymous Anonymous said...

lesbian ass licking movie bikini lesbian fetish british lesbian grannies hentati wresteling game lesbian lesbian anal pics free lesbian anime comics age play lesbian

9:16 AM  

Post a Comment

<< Home