Tuesday, August 09, 2005

LO QUE NO SIRVE AL CIUDADANO REPRESENTA UN DERROCHE

LO QUE NO SIRVE AL CIUDADANO REPRESENTA UN DERROCHE

Omar Edgardo Rivera – www.omaredgardorivera.blogspot.com

Los gobiernos deben tener claro que aquello que no sirve al ciudadano representa un derroche; es decir, todos los recursos estatales que se desvíen hacia actividades que no impacten positiva y directamente en la población representa un vil despilfarro, digno de ser condenado por todos. Dilapidar la hacienda pública se vuelve insoportable en un país tan pobre como el nuestro, en el cual, cualquier errónea utilización de los recursos del erario nacional implica un latigazo mas en el dorso del famélico pueblo hondureño.

La administración pública no debe ser considerada como un fin en si misma, ciudadanos y gobernantes deben concebirla como una estructura que permita prestar los servicios a los que la población tiene derecho, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la República y el ordenamiento jurídico vigente; el gobierno debe ser una empresa que preste servicios, que tenga como objetivo toral satisfacer al ciudadano-cliente, los burócratas deben esforzarse por ser creativos y buscarle solución a los grandes problemas que aquejan a la población, deben pensar en la comodidad de la gente, en la creación de oportunidades para los individuos residentes en el territorio nacional y no obsesionarse por aprovechar su pasajera temporada en el poder para resolver sus problemas personales.

Pero muchos de nuestros funcionarios y empleados públicos tienen cabeza dura, no entienden, ni siquiera cumplen la Ley, y por esa razón llevan la nave del Estado en una dirección diferente a la idónea, la hacen transitar por los mares del clientelismo político partidario, del mercantilismo, del favoritismo dirigido a beneficiar a familiares, amigos y socios, y hasta por las pestilentes aguas de la corrupción.

Sí, los recursos del Estado se orientan a satisfacer las necesidades del entorno de quien gobierna; la burocracia centra gran parte de su esfuerzo en dirigir las recaudaciones tributarias –que en gran medida representan el haber financiero oficial- a salvaguardar privilegios contenidos en estatutos y regimenes especiales, y a pagar elevados salarios y privilegios inherentes al desempeño de los mas altos funcionarios ministeriales y edilicios, que disminuyen la disponibilidad de dinero para la construcción de obras de infraestructura, el financiamiento de programas de desarrollo social y la prestación de eficientes servicios.

Yo me asombro de la cantidad de recursos que se malgastan en las distintas dependencias estatales, sean estas del gobierno central, municipalidades u otras entidades descentralizadas, en una afrenta ominosa a las paupérrimas condiciones de vida de la mayoría del pueblo hondureño.

Un ejemplo concreto de la incontinencia en el gasto superfluo y la inadecuada utilización de los presupuestos oficiales lo dieron los alcaldes de los mas importantes municipios del país, ya que a ambos rectores de la administración municipal se les metió entre ceja y ceja que podrían financiar sus campañas electorales con recursos de los gobiernos locales; y en gran medida así lo hicieron, convirtiendo la otrora exigua partida presupuestaria destinada a publicidad institucional, en el medio para elevar imagen a través de una sistemática, permanente y costosísima estrategia propagandísticas que vendía un Nuevo Tiempo y una Gran Ciudad. El fracaso electoral fue para ambos en las pasadas elecciones internas del partido nacional de Honduras, pero las deudas hoy las tienen que pagar cientos de miles de contribuyentes capitalinos y sampedranos.

Ni Miguel Pastor ni Oscar Kilgore pensaban en el ciudadano-cliente al comprometerse con las agencias de publicidad o cuando le pagaban a Rafael Ferrari (Televicentro) o a Jorge Canahuti Larach (La Prensa y El Heraldo) las camionadas de Lempiras por sus apariciones televisivas y en la prensa escrita; ellos –el duo de azulados ediles- pensaban en su futuro y en el de sus compinches, en su campaña política, en sus propios intereses, no en los de la población. Era un derroche.

El Presidente del Poder Legislativo, Porfirio “Pepe” Lobo, es otro de los que a diestra y siniestra ha despilfarrado el dinero de los hondureños pagando –con ese “puño firme” del cual se enorgullece tanto- a decenas de periodistas para que cubran sus congresos móviles y campañas disfrazadas, y varios medios de comunicación por sus frecuentes apariciones publicitarias en las cuales promete la pena de muerte; a Pepe Lobo no le importa utilizar los recursos del Estado para financiar su campaña personal en la búsqueda desesperada de sustituir al Presidente de la República, Ricardo Maduro Joest, en la conducción del Poder Ejecutivo; no le da pena, no le causa dolor, no le importa que cada una de sus apariciones la televisión cuesten lo suficiente para darle de comer un año a una familia pobre de tierra adentro, o que con lo que paga la contraplana de un diario de circulación nacional se reanime a un moribundo infante que rosa la muerte por falta de medicinas y alimentación. No les importa, para ellos “funcionario que no abusa de poder, pierde prestigio”. Ratas de dos patas!

Y podríamos hacer una visión retrospectiva, y encontrar en los gobiernos liberales y en las dictaduras militares a este tipo de fieras hambrientas que solo sacian su apetencia consumiendo de la teta de la res pública; fácilmente encontraremos en la gestión colorada, cachureca y castrense los mismos vicios y una conducta similar en lo relacionado a sus prioridades cuando están administrando la hacienda nacional, porque con el azadón en la mano, jalan solo para un lado, para el de ellos, sin dejarle nada al que se merece todo: el pueblo.

Pero bueno, ¿que hacer? ¿como lograr que los recursos se inviertan en la población? ¿como lograr que el presupuesto sea para satisfacer las necesidades de la población y no para hacer incrementar el patrimonio personal de los burócratas?

Solo hay una forma de hacerlo, seleccionado a gente diferente para que gobierne nuestro país; sencillo, brindándole el respaldo a quienes han demostrado ser diferentes a quienes nos gobiernan en la actualidad ¿Acaso los mismos de siempre no se comportaran de la misma manera, siempre?

La ciudadanía padece la enfermedad, y afortunadamente, tiene también la medicina, ahora bien, quien por su gusto muere, que lo entierren parado.

He advertido.

Comentarios: ml_rivera@hotmail.com

2 Comments:

Anonymous Anonymous said...

SEÑOR OMAR EDGAR R.
ME PODRIA DAR INFORMACION ACERCA DE LA VENTA DED LOS CRANEOS DE PERSONAS...
SOY PHORENTHYNO, TRATO DE VENDER CRANEOS, DISPONGO DE UNA DECENA DE CRANEOS..
SI ES POSIBLE ENVIAME SU CONFIRMACION A MI CORREO ELECTRONICO..friendship_florent@hotmail.com ; guiaflorent@gmail.com
QUIERO QUE PUBLIQUE AL INTERESADO... VIVO EN ECUADOR, EN AMERICA DEL SUR.
O PUEDE LLAMARME A MI CELULAR 092229238....
at,,

f.ank

10:52 AM  
Anonymous Anonymous said...

8-10-08El señor Efraìn Rivera Paz se vino a Costa Rica desde hace 30 y resto de años y desea comunicarse con su familia en Choloma de Honduras. Yo le prometì ayudar a localizarla, por lo que le solicito con todo respeto indicarme si usted es fafmiliar y en què le puede ayudar. EL ES UN HOMBRE HONRADO, EFICIENTE, ES COMPOSITOR Y ACTUALMENTE ESTA REGISTRANDO 25 CANCIONES. lE HA HECHO DOS CANCIONES A Honduras,

1:48 PM  

Post a Comment

<< Home