Monday, July 11, 2005

LO QUE DEBEN HACER LOS LIBERALES PARA GANAR LAS ELECCIONES

LO QUE DEBEN HACER LOS LIBERALES PARA GANAR LAS ELECCIONES

Por Omar Edgardo Rivera – www.omaredgardorivera.blogspot.com

Salir del marasmo, poner mayor empeño en el trabajo proselitismo, presentar una propuesta concreta y atractiva al electorado, abandonar los vicios del pasado y desistir del contubernio bipartidista, esa es la formula de triunfo del partido Liberal de Honduras.

La militancia partidaria no obliga a los miembros de una institución política a ser comparsa de una procesión que va rumbo al panteón; por esa razón cada vez que a lo interno del Partido Liberal de Honduras (PLH) observo hechos dignos de criticarlos, no me guardo palabras y las manifiesto públicamente, procurando evitar una derrota electoral del liberalismo hondureño que facilite a los conservadores criollos –valga la redundancia- conservar el poder de la nación.

En la actualidad, el PLH goza de inigualables condiciones para lograr un triunfo en las próximas elecciones generales del ultimo domingo de noviembre del presente año; sin embargo, las oportunidades existentes se están desaprovechando por la falta de un trabajo intenso, la ausencia de una propuesta concreta que plantee como satisfacer las necesidades de la población y una proclividad a aquellos vicios que convirtieron al partido fundado por Policarpo Bonilla en el mas vil remedo de una organización que profesa valores y principios liberales.

Nadie puede dudar que la situación crítica en la que se encuentran los hondureños es un trampolín que bien podría facilitar el retorno al poder de los liberales; no obstante, hasta para usar el trampolín se necesita hacer un esfuerzo, porque la elasticidad del tablón propicia el impulso si damos el salto. De tal forma, que de nada sirve esa cruda incapacidad demostrada por el actual régimen, concretizada en los elevados precios de la canasta básica, los incrementos constantes al precio de los combustibles, la cada vez mayor incidencias de delitos comunes a las personas y la nociva corrupción gubernamental, sino existe de parte del PLH el empeño necesario para transmitir a la ciudadanía un mensaje alternativo.

Aunque pareciera que cada cuatro años vamos a un referéndum revocatorio en el cual “bajamos del poder” al partido que gobierna, eso no es así de sencillo, también se requiere cierta energía, cierto arrojo, mucha determinación y trabajo; sino fuese así, Rafael Leonardo Callejas Romero nunca hubiese prometido “bajarle el precio a los frijoles” ni haberse recorrido cada rincón del territorio nacional, ni Carlos Roberto Reina Idiáquez hubiese sacado el machete para cortarle las uñas a los corruptos en cada plaza publica del país, ni Ricardo Maduro Joest hubiese prometido acabar con la delincuencia y las maras en cada municipio de Honduras.

Ellos tenían una propuesta clara, precisa y oportuna, con ella, recorrieron –hasta el cansancio- todos los barrios, colonias, aldeas y caseríos de Honduras. El candidato presidencial del PLH debe darse cuenta que entretenerse en tertulias promovidas por aduladores y lisonjeros no lo llevara ningún otro lugar mas que al fracaso.

Asimismo, la cúpula melista debe encontrar en el trabajo esa forma de legitimizar las privilegiadas posiciones de autoridad partidaria que ostentan, porque general que no suda la fatiga, resiente al regimiento; “la mejor forma de decir es hacer” decía Martí, por lo que esa capacidad dialéctica e intelectual de los noveles dirigentes liberales debe ser complementada con sudor, ya que es indiscutible que se necesita inspiración para propiciar los grandes cambios que el partido y la nación reclama, pero fundamentalmente se requiere una significativa y húmeda cuota de transpiración.

Desde el organismo ejecutivo nacional del PLH debe monitorearse el trabajo de estructuración de los cuadros en cada uno de los departamentos, municipios, barrios, colonias, aldeas y caseríos; si las autoridades liberales –de verdad- quieren transformar ese instituto político, renovarlo y “lavarle la cara”, encontraran serios obstáculos a lo largo de ese espinoso camino, ya que se darán cuenta que incrustados en muchas de las estructuras oficiales (Consejos Departamentales y Consejos Municipales- hay testaferros de los caudillos y una férrea resistencia al cambio, por lo que habrá que establecer un nexo directo con los ciudadanos, con las estructuras comunales, con la base.

Pero es urgente hacerlo e invertir todos los recursos del caso en hacer un trabajo sostenido de aquí hasta el día de las elecciones generales; la pachanga y los festejos alrededor del candidato presidencial evita que se consumen las celebraciones alrededor de los presidentes electos. No hay que cantar victoria, sino queremos sollozar el día siguientes de los comicios (Véase con especial atención lo que esta sucediendo en las encuestas, en las cuales existe un virtual empate técnico luego de tener una ventaja, y a pesar de la simultaneidad de crisis que agobian al oficialismo estatal).

Pero ese trabajo intenso de organización y proselitismo será efectivo si en cada visita se transmite una propuesta que llegue a satisfacer las expectativas del ciudadano, quien en estas fechas se constituye en elector-cliente; no se trata de ser populista y plantear propuestas de “espumilla” que acaricien el tímpano de los hondureños, pero si es imperativo que se haga un esfuerzo por plantearle al ciudadano como se piensan resolver sus principales problemas, verbigracia, crisis energética, masivo desempleo, reactivación económica en el agro, criminalidad, deterioro ambiental, crisis en el sistema educativo y de salud pública, la politización y deficiente desempeño de los operadores de justicia, el mejoramiento de la calidad de los servicios públicos.

Eso de andar diciendo que se es el mas macho de todos los olanchanos o que se desea reencarnar en un potro salvaje, en lugar de hacer posicionar al candidato liberal como una real opción para los votantes, lo que hace es convertirlo en la nota pintoresca del circo político cuatrienal del patio catracho; quien quiera ser presidente debe actuar en consonancia, de tal forma que si se pretende conducir los destinos de la nación se debe asumir el compromiso de estudiar la problemática nacional y proponerle a los hondureños un programa de gobierno.

Hay muchos liberales que le pueden ayudar a Manuel “Mel” Zelaya Rosales a comprender lo que sucede en Honduras, muchos de ellos estoy seguro no rehusarían a dedicar gran parte de su tiempo a acompañarlo y asistirlo técnicamente para encontrar esas responsables soluciones a las esenciales dificultades por las pasan los mas pobres de nuestra patria. Pero se necesita voluntad, humildad y ganas de hacer las cosas bien.

¿Por qué no constituir un think tank con hombres y mujeres como Guadalupe López, Rodolfo Pastor Fasquelle, Elsa Palau, Gautama Fonseca, Edmundo Orellana y otros mas, para que generen ideas, confeccionen programas y elaboren las propuestas? (Según la ultima encuesta de CID Gallup, luego de la honestidad, el factor mas importante para que un ciudadano decida por quien votar para presidente en las próximas elecciones generales es la de contar con un buen plan de gobierno).

La propuesta del Poder Ciudadano es muy vaga y no impacta en la población al desconocerse los elementos torales del mismo; y si de aprobar la Ley de Transparencia Gubernamental o de constituir una asamblea ciudadana se trata, son iniciativas que fácilmente pierden vigencia o son refutable, la primera porque ya en el Congreso Nacional hay un proyecto de ley al respecto, y la segunda porque constituir una nueva instancia de poder en la nación, necesariamente deberá pasar por la aprobación legislativa, ámbito en el cual no tiene autoridad el Poder Ejecutivo el cual aspira dirigir Zelaya Rosales.

Porque habrá que reconocer que el Partido Nacional de Honduras (PNH) con su slogan “Trabajo y Seguridad” tiene incentivados a muchos hondureños que, pese a que el actual régimen no pudo reducir el desempleo ni cumplir su promesa de vencer al crimen y la delincuencia, se sienten cautivados con la pena de muerte y las maravillas de la condonación de la deuda externa (El candidato oficialista dijo en una reciente comparecencia pública que con los recursos liberados a raíz de la condonación de la deuda externa creara 45 Mil nuevos puestos de trabajo en los próximos nueve meses y 250 Mil en los próximos cuatro años); frente a esta repugnante demagogia el candidato liberal debe plantear una visión de futuro atractiva y medios de solución factibles, en el marco de una propuesta responsable. Pero debe hacerlo ya, mañana puede ser tarde.

Porque el tema de la corrupción no creo que vaya a ser trascendental en esta campaña, mucho menos para romper el empate actual en las preferencias de los ciudadanos encuestados, ya que los dirigentes liberales, especialmente los parlamentarios del PLH (con sus honrosas excepciones), a lo largo de estos tres últimos años y medio han demostrado cierta complicidad frente a los actos ilícitos del oficialismo, como para evitar reciprocidad; en el caso del pasaportazo y en la crisis del Ministerio Publico se evidencio esa silenciosa condescendencia.

Pareciera que muchos diputados liberales no tienen autoridad moral para señalar los errores y excesos del Gobierno, el Congreso Nacional y la Corte Suprema de Justicia; porque no encuentro otra explicación ante el mutismo parlamentario respecto a las contrataciones energéticas sin licitaciones, la utilización de recursos del Poder Legislativo para financiar la campaña presidencial de su titular, el irregular nombramiento de jueces para satisfacer requerimientos político partidarios y las constantes violaciones a la Constitución de la Republica (caso de los Pastores en política y la participación del Presidente del parlamento hondureño como aspira! nte a la Presidencia de la República).

En muchas ocasiones la dirigencia liberal y la bancada colorada en el Congreso Nacional se asemejaban mas a fieles aliados del partido de gobierno que al principal instituto político de oposición; repartirse el “pastel” de la Corte Suprema de Justicia, Tribunal Superior de Cuentas, Tribunal Supremo Electoral, Registro Nacional de las Personas, Ministerio Público y la Junta de Transición de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), no dejan lugar a que se refute sospechar de esa aparente coalición.

Si el PLH pretende ganar las próximas elecciones generales, otra de las cosas que tiene que hacer –además de trabajar intensamente por ese propósito y presentar una propuesta concreta que plantee como satisfacer las necesidades de la población- es abandonar ese tipo de practicas que traicionan la confianza que mas de un millón de hondureños han deposito en la institución de la enseña rojo-blanco-rojo; no se trata de renunciar al derecho de nombrar a los funcionarios que de acuerdo a la Ley le corresponde designar a la asamblea legislativa, se trata de evitar politizar estos nombramientos, y dejar de lado la trayectoria, los meritos profesionales y la experiencia del caso, para apostarle a la lealtad partidaria. Si las autoridades y lideres liberales quieren dar un mensaje a la población de que las ! cosas e! stán cambiando, deben dejar los vicios del pasado y la componendas bipartidistas, que ese es requisito elemental para que la gente perciba que si existen las diferencias, que no es cierto que liberales y nacionalistas son “gotas de un mismo pantano”.

La cúpula liberal debe estar consciente que las cosas no están bien, que hay que diseñar una inteligente estrategia para obtener el triunfo electoral y superar la adversidad actual en muchas regiones del país; el hecho que de las cinco ciudades con mayor población en Honduras, únicamente tengamos una marcada tendencia positiva en Choloma y El Progreso, y que las encuestas indiquen dificultades en Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, debe hacer reflexionar a Mel Zelaya, Patricia Rodas y Hugo Noé Pino, en estos momentos máximas figuras del liberalismo hondureño.

Salir del marasmo, poner mayor empeño en el trabajo proselitismo, presentar una propuesta concreta y atractiva al electorado, abandonar los vicios del pasado y desistir del contubernio bipartidista, esa es la formula de triunfo del partido Liberal de Honduras.

Comentarios: ml_rivera@hotmail.com

3 Comments:

Blogger S.I.Atrabilioso said...

En Colombia la gente estaba tan cansada de los políticos tradicionales, que han votado por un hombre que le mostró el trasero desnudo a un auditorio (Antanas Mockus) y por un lustrabotas (cuando éste llegó al concejo de Bogotá no sabía ni leer). Esas acciones de circo, lamentablemente ganan adeptos (mire Venezuela y su Presidente de Standup Comedy).
Usted habla de las encuestas y la tendencia que muestran. le pregunto: ¿esas encuestas cubren todo el país o solo algunas ciudades, como ocurre en Colombia? ¿Abarcan todos los estratos sociales o solo unos cuantos? Mis preguntas son por información, pues aquí la mayoría solo cubren 4 o 5 ciudades y dejan a las poblaciones intermedias y a las pequeñas por fuera.

2:43 PM  
Anonymous Anonymous said...

This is very interesting site... » » »

1:12 AM  
Anonymous Anonymous said...

Where did you find it? Interesting read black australian porn hardcore Effects of butalbital http://www.onlinepoker83.info/belly_dancing_clothes_california.html Hot girls get butt fuck fat pussy to look at Sony handycam ccd-trv308 Tramadol acyclovir Klonopin to ativan free craps practice Hair loss tretment Billy bear free stationery Difference thermal inkjet fax Brown haired fat woman history medicare program design florida interior job

9:38 AM  

Post a Comment

<< Home