Friday, June 03, 2005

CARNE DE CABALLO

CARNE DE CABALLO

“En fin, ¿carne de caballo crea un escándalo en Honduras?, lo que debería escandalizar a los hondureños es el alto índice de desnutrición infantil y la gente que se muere de hambre en el sector rural del país”
Guillermo Mahchi


Por Omar Edgardo Rivera

LOS ACONTECIMIENTOS

Tremenda conmoción ha causado el descubrimiento de los restos de cuatro caballos, en las cañeras de la Colonia Luisiana de San Pedro Sula, Cortes; según un comunicado policial “se presume que los animales fueron destazados por una banda de abigeos para vender la carne, siendo muy probable que la misma este a la venta en pulperías y carnicerías como carne de res”.

Al parecer la practica del destace clandestino de potros no es exclusivo de la zona norte del país; en el pasado mes de Febrero los medios de comunicación informaron acerca del hallazgo de cuatro caballos destazados en un sector de la montaña “El Edén” en la carretera vieja que conduce a Santa Lucía, cerca de Tegucigalpa, y de siete más en los alrededores de la aldea San Juan del Rancho. En aquella fecha vecinos del “El Edén” dijeron que “alrededor de 40 semovientes han desaparecido en las últimas semanas y que de muchos sólo encuentran las cabezas escondidas entre los matorrales, pero no han logrado identificar a los maleantes que operan en la zona”.

Asimismo, en un extenso reportaje un diario capitalino daba a conocer que el 7 de Enero recién pasado en el punto denominado La Sabana de la Gallina, al oriente de la Colonia La Travesía del Municipio del Distrito Central, se hallaron los restos de nueve caballos en un matadero clandestino y semanas antes, la última del año, a cinco columnas los medios impresos titulaban sus emisiones con la aseveración: “Caballo se comió en la Navidad”.

Todas estas noticias coinciden en lo referente a que mucha de esta carne pudo haberse vendido en mercados y carnicerías del país, por lo que si recuerda ese filete de res que disfruto en el marco de esas fiestas de fin de año, muy probablemente lo que se comió fue el resultado de la matanza de bestias caballares.

Pero esto no debe escandalizarlo, ya que esta probado que la carne de caballo es comestible, y que el principal problema de su consumo no tiene relación directa con el debate si es o no digerible, sino con las condiciones en las cuales se destaza, se conserva y se vende; porque tan dañina es una carne de res indebidamente destazada y manipulada, como una de caballo. Por lo menos eso dicen los expertos.



Para el caso, el medico veterinario Ramón Villeda Bermúdez, afirma que “la carne de caballo no representa ningún riesgo para el consumo humano y que en algunos países de Europa, como Francia y Bélgica, tiene una alta demanda”; “el riesgo en Honduras podría estar en la forma de destazar el animal, la manipulación y la poca higiene con que se hace porque, usualmente, lo hacen en lugares clandestinos; por ejemplo, si no se sacan las vísceras inmediatamente se corre el peligro que alguna bacteria contamine la carne” dijo Villeda Bermúdez a una estación radial.

Pero, ¿Desde cuando se consume carne de caballo en el mundo?, ¿Por qué en algunos países se considera anormal hacerlo?, ¿Existe alguna razón religiosa para abstenerse de consumirla?

Veamos un poco lo que nos dice la historia.

ALGO DE HISTORIA

Según algunas consultas que he realizado, el consumo de carne de caballo por el ser humano –hombre o mujer- se conoce con el nombre de hipofagia (del griego hipos que significa caballo, y fagos que significa comer). Muchos historiadores sitúan el comienzo de esta práctica alimenticia, entre las más antiguas civilizaciones humanas, muchos siglos antes de utilizar el caballo como animal de cabalgadura (Arbulu, 1987).

La primera relación entre el caballo y el ser humano se remonta a la Era del Cuaternario, época en la cual el mismo era objeto de continua caza; son famosos los yacimientos óseos encontrados en Solutré (Francia) calculándose en más de 10 Mil los caballos acumulados por los primitivos cazadores. Hay quienes afirman que el caballo primitivo salvaje formaba parte esencial de la dieta alimenticia cotidiana del hombre primitivo, hecho acaecido muchos siglos antes que el animal se convirtiera en un medio de transporte o fuese utilizado para el trabajo.

Pero hubo un acontecimiento religioso que trastorno el normal consumo de la carne de caballo; este hecho tuvo su origen en concepciones religiosas y en disposiciones emanadas de los altos jerarcas de la Iglesia Católica. El Papa Gregorio III (731-741) fue famoso por su cruzada contra la hipofagia, estableciendo que era execrable el consumo de carne de caballo e inmundo quien lo practicara. Su contemporáneo Bonifacio, Obispo de Alemania, ordenó en el año 732 la muerte de numerosos caballos salvajes por ser objeto de sacrificios paganos. La relación de la hipofagia con el paganismo se debía a que los caballos habían sido sacrificados a los dioses paganos Odins y Freyas, y comidas sus carnes tras su inmolación (según algunos “la Biblia considera como impura toda carne que no proviniese de animales de cuatro pies que tuviesen la uña dividida, el pie ahorquillado y rumiasen, y por tanto son excluidos de toda mesa cristiana: el caballo, el mulo y el asno).

Tras su domesticación –unos 5,000-4,000 años A. de C.- la relación entre el caballo y el hombre se convirtió en más compleja, puesto que al animal en mención se le utilizo para funciones de mayor trascendencia económica: transporte de bienes y personas, y las labores agrícolas.

De tal forma que mediante una sistemática, lenta y paulatina conducta global el hombre fue disminuyendo el consumo de carne de caballo, limitándose en la actualidad a algunos países en los cuales es consumida sin mayor prejuicio.

COMIENDO CARNE DE CABALLO

El consumo de carne de caballo está muy extendido Europa (Grecia, Holanda, Bélgica, Rumania, Francia y Alemania), Asia (China y Japón), Medio Oriente y muchos países africanos.

Desde el punto de vista dietético y sanitario, se ha demostrado que la carne de caballo ofrece cualidades muy interesantes (Pérez, 1992): 1) Menor contenido en grasa, mayor riqueza en glucógeno y valor proteico; 2) Difícil transmisora de enfermedades para el hombre si es bien tratada; 3) Supuesto efecto antianémico y elevador del tono rectal vital del hombre; y, 4) Propiedades inmunizantes respecto a la tuberculosis (Villeda Bermúdez nos dice que “se utiliza para alimentar personas convalecientes porque se tiene la creencia que fortalece el organismo).

En lo anterior coincide Juan Luis Catelli, en su trabajo sobre la producción de la carne de caballo en Argentina, quien además menciona entre las características organo-lépticas de la carne de caballo esta “su consistencia aceitosa y color amarillento con elevado porcentaje de triglicéridos de ácido oleico que determinan su alta digestibilidad, y que rodean los fascículos musculares, sin mezclarse con las fibras; su alto contenido de glucógeno, que le otorga un sabor dulzón”. Agrega Catelli que “el color de la carne es rojo oscuro, principalmente en animales adultos, debido a su alto contenido de mioglobina. Igualmente, el contenido muscular de mioglobina es mayor en aquellos músculos de mayor actividad. Se la considera una carne saludable debido a su elevado contenido en hierro, y contiene una importante cantidad de proteínas de alto valor biológico. Es considerada la más tierna de las carnes de consumo. Su olor particular se debería al contenido de ácidos grasos volátiles”.

De tal manera que la carne de caballo no es nociva, como con ribetes de escándalo muchos periodistas han querido dar a entender; al contrario, es particularmente interesante que muchos expertos en el arte culinario la recomiendan.

Buscando material para este articulo me encontré una interesante noticia que, además de evidenciar las preferencia por la carne equina en Europa, demuestra que es también un importante negocio.

La nota periodística informaba que Gourmets europeos recomendaban carne argentina de caballo y que durante el año pasado “se exportaron 33,372 toneladas, por un monto de US$51.58 Millones” (el mayor volumen de cabezas sacrificadas con destino a la exportación se dio durante el año 2003, con 200 mil animales); la noticia expresaba que en Argentina “el consumo de carne de caballo no prolifera por una cuestión cultural pero no ocurre lo mismo en el mercado gastronómico mundial; se considera que los productores argentinos de ganado equino son los mayores exportadores de estos cortes en el mundo” y que el país sudamericano se coloca al tope de la ventas, por encima de Canadá y Estados Unidos. Los países donde mas se consume carne de caballo argentino es en Holanda, Francia y Rusia, siendo los cortes principales los cuartos delanteros, cuartos pistola, nalga de adentro, cuadril y lomos.

Según datos oficiales de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Argentina “también se exportan las carnes procesadas y otros subproductos (menudencias y vísceras, harinas, aceites y opoterápicos).

Así que la carne de caballo se puede consumir sin mayor problema si existe el debido control sanitario; es un problema cultural el hecho de abstenerse a consumirla, y así lo dice la prima Rosamaria Messen –residente en Como, Italia- quien asegura que su vástago “creció con carne de caballo y potrillo”; la carne de caballo “es dulce y más roja que la de res. La carne de burro tiene menos sabor. El jamón de caballo es muy bueno” comenta.

OTROS MANJARES

Para muchos resulta insólito que el hombre consuma carne de caballo, y es fundamentalmente por una razón cultural; muy pocos se imaginan estar saboreando un filete extraído del cuerpo de tan elegante y noble animal, cuando nunca antes lo vieron hacer a sus familiares o amigos. De igual forma, existe una tradición culinaria, en muchas otras partes del mundo, que sería inaceptable para los hondureños en general, una dieta alimenticia a la que difícilmente nos podríamos adaptar.

Por eso cada vez que se destazan caballos y se encuentran sus restos, la noticia acapara la atención popular; no sucede lo mismo con las vacas o cerdos, aun y cuando el destace se realice de forma rudimentaria, clandestina o violentando las normas sanitarias impuestas por las autoridades municipales. El impacto en la salud del hondureño podría ser la misma; sin embargo, la diferencia es que aquí no se consume caballo, aquí se come carne de res y chancho. Allí se explica el alboroto mediático que nos abatió en las ultimas semanas.

Sucedió algo similar durante la celebración del Mundial de Fútbol de Corea-Japón, en el año 2002, cuando futbolistas, entrenadores, dirigentes deportivos, árbitros, periodistas y turistas occidentales quedaron estupefactos ante el generalizado consumo de carne de perro en tierras coreanas; amplios y numerosos reportajes se difundieron a través de distintos medios de comunicación, en relación directa al consumo de perro por parte de la población oriental.

Ramiro Trost, periodista de la BBC británica escribía –en aquella época- que para los coreanos comer perro es “una costumbre alimenticia como cualquier otra, como la de comer carne de caballo en Francia o sesos de mono en China” (a propósito de Francia, Tonino Guitian al hablar de los Pirineos y de las atracciones bucólicas de ese paisaje europeo dice que el turista puede “dormir en un château o en un perdido refugio, conocer la historia de los cátaros y comer deliciosos ratones almizcleros ragondins­ en estofado”). La carne canina es consumida en varios países de Asia (China, Filipinas, Vietnam y otros países del sudeste) y su ingesta está ligada a una cuestión tradicional; la creencia popular remarca las propiedades curativas y los efectos positivos para la virilidad de los hombres que la consumen. La carne de perro es recomendada por los médicos coreanos a las mujeres luego de dar a luz y a las personas enfermas o que se recuperan de una intervención quirúrgica.

Uno de los platos que más se prepara es el llamado poshintang, que significa sopa tónica, y que se basa en la carne de perro. Otra variedad es el soo yuck, en trozos con salsa picante. Quien la ha consumido asegura que es “muy rica”. Dos kun coreanas de carne canina, que son 1 Kilo y doscientos gramos, cuestan 36,800 wones, es decir, unos US$28. Según la agencia noticiosa EFE “la carne de perro está considerada un plato exquisito en el sur de China y su precio está muy por encima del de la carne de pollo o ternera”.

Y es que en el oriente se come de –casi- todo; por ejemplo, hay un proverbio que describe con ingenio lo que pasa en China: “Si tiene cuatro patas y no es una silla; si nada bajo el agua y no es un submarino; si vuela y no es un avión, los cantonenses se lo comen”.

El la bitácora de viajero del periodista Roger Maldonado (Cimac) se describe la insólita experiencia durante su visita a los restaurantes de la ciudades chinas de Zhuhai y Guangdong (Cantón); Maldonado dice que “todo lo que uno se puede imaginar y aún lo inimaginable, puede aparecer en los platillos locales”. Con precisión nos cuenta que “los cantonenses por lo general comen una mezcla de verduras, carnes y mariscos; las carnes suelen sorprender: las hay de puerco, del cual se comen todo, incluyendo la sangre hervida en cuadritos; de res, de caballo, de burro que es una especialidad; y claro, sin esconderse como cualquier taquero mexicano, la carne de perro. Los intestinos de todos los animales se rellenan con sangre, mezclas de hierbas y carnes. En otros lugares la especialidad son las culebras y su veneno, a un lado del lugar puede haber un corralillo en donde amontonadas esperan su turno. Para beber el veneno hay que seguir métodos precisos, dicen que es un buen afrodisíaco”.

¿Y que decir del mono?; Maldonado nos explica que en China es muy común comer los sesos del chango, y nos relata como los preparan: “Se vierte agua hirviendo en su cabeza, para sacarle los pelos y cocer sus sesos, luego el chef viene y les rompe el cráneo y aún vivos se comen sus sesos”.

Se tendrían que vencer los prejuicios y armarse de valor para ir a deleitarse con un menú desconocido, que si es apto para los demás, ¿Por qué no podría serlo para un hondureño?. Hay quienes rápidamente se adaptan –o lo intentan hacer- a dietas tan raras para los catrachos; mi buen amigo y pintor hondureño, Guillermo Mahchi, esta como artista en residencia del Taipei Artist Village en Taiwán, y me confirmaba lo exótico que uno encuentra en las mesas popular en la el islote chino: “Embriones de pato en su propio huevo que se entierran por dos semanas antes de comerse, pájaros de todo tipo, serpientes y culebras, gallinas ciegas (Magots), gusano blanco de jardín fritos junto a saltamontes tostados, anguilas en salsa y sapos fritos”. No obstante, siendo un valiente hombre de mundo, le ha entrado de lleno a descubrir nuevas fruiciones y termina sus correos electrónicos diciéndome: “Desde Taipei, comiendo bien”.

Pero lo sui generis de estas comidas no son exclusividad del lejano oriente, aquí cerca en Guatemala me informaban que mucha población indígena come hormigas, y según quien las ha probado no tienen mal sabor. Mas al sur, en Perú, cualquiera podría sorprenderse de lo que consumen algunos; según un informe de la agencia noticiosa Reuters, fechada el Viernes 6 de Mayo del 2005, “unas 4,000 ranas se salvaron de ser el ingrediente secreto de un popular cóctel afrodisíaco, al ser halladas camufladas en un frigorífico de un canal de Lima”; según la noticia “en las calles de Lima –la capital peruana- se vende ese cóctel. Los que lo fabrican ponen las ranas en baldes con agua y frente a los consumidores las descuartizan, a veces sin sacarles la piel, y las licuan con miel y maca, raíz andina energizante de Perú”. Según muchos andinos el cóctel de ranas –de la especie telmatobius- es una especie de la Viagra nativa.

Y aquí en el patio nacional la oferta es variada y para cualquier extranjero inaudita; muchos han comido –como mi mamá en su niñez y adolescencia rural- tacuazín, venado, cusuco, tortuga, zorrillo y tepeiscuincle. Yo lo mas raro que me he llegado a consumir son las “pichonas” que caza Padilla Sunseri en la Finca de Oscar Rubí en Naranjo Chino, el conejo que venden en Don Udos, la tortuga en coco del litoral, los chacalines crudos de Choluteca, el jamo que sirven en Olanchito y un insípido ganso que deguste en el Martinis de Colonia.

Que comer y como hacerlo, esta marcado fundamentalmente por las tradiciones y la cultura, pero también por los prejuicios y la ignorancia; por esa razón lo que en las ultimas semanas ha escandalizado, no es el destace clandestino de caballos, sino que precisamente sean estos los descuartizados. Porque a diario se sacrifican vacas y cerdos de forma irregular, en lugares antihigiénicos y nadie se alborota. Pero como es caballo, la gente pone el grito en el cielo!.

CONTROL DEL DESTACE CLANDESTINO

Este especial esfuerzo por compilar tradiciones culinarias –como dice Billy Peña-, lo hago a fin de que, de una vez por todas, los hondureños superemos prejuicios atávicos que son caldo de cultivo para el escándalo y la perdida de objetividad en el análisis de los problemas que afectan al país. Nuestra prensa amarillista aprovecha muy bien esas debilidades populares (ignorancia y prejuicios) y arma el alboroto centrando la discusión en la posibilidad que muchos estemos comiendo carne de caballo y no en el destace clandestino y antihigiénico de los mismos, de las vacas, de los cerdos, y que se yo, si de perros, cabros y demás mamíferos digeribles.

Por eso, al margen de las superficialidades y asombros del tema particular que titula el articulo, es oportuno hacer una profunda reflexión acerca de un tema que debería ser primordial en la agenda de los funcionarios públicos municipales, del ámbito del control sanitario, de la ganadería, y de los operadores de justicia que tienen relación directa con la defensa de los derechos del consumidor. Me refiero al destace clandestino de animales.

La Ley de Municipalidades le da la responsabilidad a los gobiernos locales de facilitar condiciones aptas para el destace de animales mediante el funcionamiento de rastros municipales; en las ciudades mas importantes de Honduras funcionan modernas procesadoras de carnes que son propiedad de la empresa privada, y algunas otras municipales que zigzagueantemente prestan un servicio de moderada calidad a los usuarios, tal es el caso de Procesadora Metropolitana de Carnes (PROMDECA) del Municipio del Distrito Central, Francisco Morazán, y Procesadora Municipal de Carnes (PROMUCA) de San Pedro Sula, Cortes (en algunos Municipios como El Progreso, Yoro, la Procesadora Municipal de Carnes ha sido concesionada a sus principales usuarios –la Asociación de Ganaderos y Agricultores, AGAP- quienes pagan un canon mensual por la utilización del inmueble y equipo).

Sin embargo, muchos infringen la Ley, y en lugar de destazar a sus animales en los sitios oficiales, autorizados por el gobierno, lo hacen en mataderos clandestinos, sin respetar las mínimas normas de control sanitario y evadiendo el pago del Impuesto Pecuario (el Impuesto Pecuario es el que se paga por destace de ganado así: por ganado mayor un salario mínimo diario; y, por ganado menor un medio salario mínimo diario) y la tasa por utilización de rastro público.

Lo que normalmente sucede es que los animales son destazados en galeras improvisadas en los patios de las casas, haciendas y fincas, y allí sin la presencia de un especialista veterinario que pueda determinar el buen estado de la carne y sin el manejo adecuado de los desechos orgánicos de las víctimas, se proceso al descuartizamiento.

El problema es mayor, cuando la carne es trasladada desde los mataderos hasta los mercados, supermercados, carnicerías y pulperías, en vehículos “pailas” y camiones sin cápsulas de refrigeración, que no tienen las condiciones mínimas para la transportación de lo que en breve será “filete” en la mesa familiar.

Muchos de estos animales que son fraccionados en los rastros clandestinos son robados y producto del sistemático abigeato que es común en nuestro país; no obstante, otra enorme cantidad del hato sacrificado surge de los corrales y chiqueros artesanales que sirven de forma de subsistencia para quienes los crían, engordan, cuartean y comercializan el ganado en el vecindario (basta caminar por muchos de los barrios mas pobres de los pueblos de Honduras y nos podemos encontrar a los cerdos deambulando por las calles, basureros y charcos atragantándose todo lo que encuentran a su paso y chapaleando mierda a mas no poder).

Ante esta situación, las autoridades deben poner su mejor empeño en aminorar la incidencia de estas acciones que violentan el ordenamiento jurídico municipal y nacional, y velar porque todo destace de cualquier tipo de ganado, incluyendo el caballar, asnal, caprino y demás, deba ejecutarse en la Procesadora Municipal de Carnes.

Ejecutando el destace en el Rastro Municipal se puede verificar la propiedad de los animales a través de la inspección de los documentos respectivos, se puede determinar si la carne del animal no tiene algún problema para evitar que los consumidores no padezcan en el futuro de cisticercosis, septicemia, gluselosis y la Triquinosis (por Triquinella spiralis, más conocida como triquina o “granito”) y se puede identificar como “apta para el consumo” imponiéndole un sello de garantía, que será eficaz referencia para vendedores y compradores de la misma.

Los operativos conjuntos de la Policía Nacional, la Policía Municipal, las autoridades de Salud Pública y la Fiscalia del Consumidor son necesarios para hacerle frente a este grave problema; la detención de los vehículos que transportan de forma irregular la carne y la clausura de mataderos clandestinos es una meta de corto plazo para quienes tienen a cargo velar por la salud del pueblo hondureño.

¡Y cuando se quiere se puede!

El año pasado (2004) se realizaron dos operativos en San Pedro Sula y Tegucigalpa que dieron excelentes resultados: 1) La Policía municipal y los inspectores de la Procesadora Municipal de Carnes (PROMUCA), cancelaron 20 mataderos clandestinos localizados en el sector sureste de la ciudad; según autoridades de PROMUCA “la comercialización de carne clandestina dejaba pérdidas de mas de Lps. 200 Mil a las arcas municipales y ponía en peligro la vida de cientos de sampedranos”; 2) Más de 40 puestos de carnes que operan en el Distrito Central fueron cancelados por vender el producto sin el sello de la Procesadora Metropolitana de Carnes (PROMDECA); los responsables de las carnicerías y rastros cerrados fueron citados por fiscales del Ministerio Público para aplicarles una sanción de acuerdo a las leyes vigentes. En aquella ocasión la carne decomisada fue sometida a inspección y se determino que de las más ocho mil libras decomisadas un diez por ciento tenía triquina.

En lo que va de año 2005, de Enero a Mayo, la Dirección de Control de Alimentos de la Alcaldía Municipal del Distrito Central ha decomisado más de 4 Mil libras de carne en mal estado, toda de origen clandestino que estaba a la venta en los alrededores del Mercado Zonal Belén.

De tal forma que las autoridades deben intensificar sus esfuerzos, ya que el consumo de carne en Honduras es significativamente importante y merece el mas exhaustivo control; para citar una cifra, según ejecutivos de la Procesadora Metropolitana de Carnes (PROMDECA), en el Municipio del Distrito Central, “el promedio anual en el sacrificio de reses asciende a unos 40 mil ejemplares, que equivalen a 17 millones 136 mil libras de carne y 38,400 cerdos, equivalentes a cuatro millones 32 mil libras de carne”. Además, los representantes de PROMDECA manifiestan que “la mayor demanda de carne de la capital ocurre del 21 al 24 de Diciembre, fechas en la que “se sacrifica hasta mil 300 cerdos en un día”.

Siendo las Ciudades de Tegucigalpa, Comayagüela y San Pedro Sula los centros urbanos en los cuales se consume la mayor cantidad de carne en el país, las autoridades municipales de esos términos deben poner el mayor empeño para que, tanto la Procesadora Metropolitana de Carnes (PROMDECA) y la Procesadora Municipal de Carnes (PROMUCA), cumplan con las exigencias mínimas de las autoridades sanitarias y las leyes que rigen la actividad de destace en Honduras. Ambas, PROMDECA y PROMUCA, han tenido serios problemas en las ultimas semanas, con la Fiscalia del consumidor y el Servicio nacional de Sanidad Agropecuaria (SENASA) por el incumplimiento de normas de higiene y salubridad.

Pero la tarea no es únicamente de las autoridades, también el ciudadano puede colaborar denunciando ante la Municipalidad o al Ministerio Público (Fiscalia del Consumidor) a quienes destazan clandestinamente en su barrio, colonia, aldea o caserío; de igual manera, exigiendo en los mercados, supermercados, carnicerías y pulperías que la carne que se comercializa lleve los sellos de la procesadora de carne local. La denuncia oportuna puede salvar vidas.

De igual manera, tenemos que enfrentar el reto globalizante de mejorar la calidad de nuestras practicas productivas; de frente al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de América, el control sanitario debe intensificarse a fin de garantizar que los mecanismos de destace y procesamiento de la carne de res en el país cumplan los requisitos básicos para poder exportar a la nación del norte; a propósito, en el pasado mes de Febrero de este año las autoridades de la Secretaria de Agricultura y Ganadería (SAG) informaron que los inspectores del Organismo de Ganadería de Estados Unidos realizaron evaluaciones a las plantas procesadoras de carne en Honduras. Según el Ministro de la SAG, Mariano Jiménez, esta es una medida para revisar el cumplimiento de las normas de calidad exigidas para que un producto se pueda exportar a Estados Unidos; “estamos cumpliendo con todas las medidas por eso no tenemos ningún problema con las exportaciones” dijo Jiménez. Entre los requerimientos que exigen estos inspectores están las normas de higiene, la temperatura en la que se trasladan los productos; en este caso de la carne, manejo del producto, uso de canales fríos, que existan inspectores y veterinarios, además que los sellos sean respetados.

Carne de caballo o res, ¿Qué mas da?; la principal preocupación de los hondureños debería ser la salud de nuestros compatriotas, buscar los mecanismos para paliar el hambre –casi- generalizada en el territorio nacional y prepararnos para competir en el concierto de las naciones.

ml_rivera@hotmail.com
www.omaredgardorivera.blogsport.com

6 Comments:

Anonymous Anonymous said...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! » »

3:04 PM  
Anonymous Anonymous said...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! Cabinetmakers software Allergic reaction to ephedra Pontiac grand prix front end shake Refinancing pay off debts loan Snowboarding vacation gmc safari accessory cheap air flights travel tips Cialis said w50 Blush teeth whitener business health indiana insurance small california culinary school sport betting European journal of hospital pharmacy Yohji yamamoto adidas shoes fog humidifier Quit smoking patch for free Chevrolet blueprints Pocket pc pdas desktop-synchronization softwares options Promotion marketing business affiliate online internet

3:41 PM  
Blogger Cris said...

This information is very interesting, I really enjoyed, I would like get more information about this, because is very

beautiful, thanks for sharing! costa rica investment opportunities

9:48 PM  
Anonymous Anonymous said...

وهذا جيد إيفاد آخر ساعدني كثيرا في دراستي assignement. الامتنان لكم والمعلومات الخاصة بك.

12:38 PM  
Anonymous Anonymous said...

Muy interesante- completo - un saludo desde Francia -

11:34 PM  
Anonymous Anonymous said...

Se trata de un interesante post free iphone 4s
tiestox 9208

5:45 AM  

Post a Comment

<< Home